Para quién amé sin ver. . . . 

Por circunstancias de la vida, me enteré que ya no estas aquí, que Dios te llamó, que por ello jamás te vería, que sólo vivirás en mi marchito corazón, imaginé tantos momentos bonitos, tantas veladas a gusto solo por cuidarte, tantas alegrías solo por el hecho de que existas, wow! Me encaminaba a una vida más bonita, más llena de amor, más llena de ti. 

A pesar de tantos desacuerdos, errores, discrepancias y más, no importaba nada más que esperar a que llegues a resolver el misterio del amor, ese amor que no todos sentimos por igual, ese que es difícil de exteriorizar, ese que solo tu traías a mi vida con tu presencia, ese amor tan anhelado que por circunstancias de la vida ya no llegará. 

Soñaba con que fueras mujercita, soñaba todos los días con que llegarás siendo una niña, solo me faltó imaginarme tu adolescencia, ya que prefería vivir de a poco sin hacerme nudos el corazón, veía como te cuidaría mi amado hijo Franco, sí tú hermano mayor, me atrevo a decir que los dos vivimos la misma ilusión en las ocasiones que pudimos conversar de tí…. 

Se que debo de dejar a un lado la tristeza que siento ahora, que debo de entender que Dios te llamó antes de conocerte por una buena razón, no debo de mirar hacia atrás, porque lo que te pasó Dios lo sabe con más detalles que yo, y debo de confiar en el, ya que sin el, ni siquiera estuviera escribiendo estas líneas para que alguien te las lea allá en el cielo y sepas que a pesar de no estar aquí para poderte abrazar, te amo y te seguiré amando pequeño bebé. No importa nada más ahora, jamás dejarás de existir para mí…. 

Le agradezco a Dios por el amor que hiciste crecer en mí, se que quería morirme cuando me enteré, pero el lamento no permite avanzar a nada bueno, prefiero pensar que siempre seras quién a los tiempos me hace sentir que existe el amor, ese de verdad y que no se niega a conveniencia, ese amor real que solo habita en el mismo centro de los seres humanos, ése como dije hace poco, que es casi imposible exteriorizar. 

Sabes bebé, me fue difícil tener pensado un nombre para tí, pero si lo tenía, ahora que estas en el cielo ya sabes cual es, espero no te moleste o te disguste ahora que lo sabes, porque lo saque de mi corazón, si de el baúl de mis pocas pero buenas vivencias, eso solo lo sabremos tú y yo…. 

Sólo Dios, mi padre Guillermo, y tú. Sienten mi dolor, saben el camino recorrido por estos pies, que aunque estén descalzos son más nobles que los de otras personas, tendré que acostumbrarme a vivir con dicho dolor, ese que me recuerda que estuviste aquí, en este plano, convirtiéndote poco a poco en el amor más puro que conocí cuando nacieron mis hijos, ese que ahora vive tan solo en mi corazón, al saber que ya no estas aquí…. 

Al ofrecer a esta edad o un poquito más bis dejaste, parte de mi corazón de fue contigo. 

 



Con mucho cariño, para mi hija no nacida Eleanor. 


Tu padre mientras escribía tus memorias. 

Krls…. 

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s