124 días y contando….

124 días van al momento sin tener contacto con mi hijo Franco, tanto así están las cosas que ayer hasta cambiaron la clave de su email. Fue allí, cuando me dio curiosidad, ya que he llamado a su celular, al de su madre, al teléfono de su casa y hasta ahora NINGUNA RESPUESTA.

Pese a que con su madre biológica se quedó en que el email de mi hijo quedaría vinculado a mi cuenta de correo por si se llegara a tener que supervisar la actividad de mi hijo por ese medio de comunicación, se dieron la forma de cambiarle la clave, pasando la supervisión del vínculo existente con mi cuenta de email.

Recuerdo cuando mi Hijo empezó a hacer uso de su celular con cuenta de Gmail propia, podría decirse que mi hijo es travieso en muchos aspectos, pero en el tipo electrónico es hasta ahora muy inocente, recuerdo cuando tomaba sus fotos  decía ¨Mira las fotos que tomé, las subí en Google fotos para que las veas¨ Viendo esto me tocaba explicar el ámbito de la privacidad, ya que era su cuenta, su contenido en Google fotos y que para yo visualizar algo, él debía de compartir conmigo, más no yo por crear su email acceder a su cuenta y ver como él pensaba que era. Tanta es la comodidad de los jóvenes de ahora y su inocencia que me decía ¨Entra nomas¨ Y yo le insistía en lo que respecta el respeto a la privacidad, me agradaba la confianza depositada en mi como su padre, pero debía enseñarle los parámetros de uso debido de un correo electrónico. Dicho esto, y explicado un sinnúmero de veces entendió de lo que se trata. Pero me hacía bromas e insistía en que igual si quería que las viera.

Ahora que se dio el cambio de contraseña en su cuenta sin mi consentimiento, y a pesar de estar ligada a mi cuenta de Gmail, no tenía y hasta el momento me pregunto, ¿cómo fue que lograron hacerlo? Más me sentía tranquilo ya que podría en cualquier momento revertir todo como cuenta vinculada, y de esa manera tratar de adivinar qué es lo que pasa con él y cuál es el motivo de sus 124 días de ausencia hasta este momento que escribo estas líneas.

Para de nuevo poder supervisar la cuenta de correo de mi hijo Franco, ya que sigue siendo menor de edad, me toco pedir a Gmail el acceso a la misma, que por haber creado ese correo para mi hijo con mucho gusto me volvieron a dar el acceso a la misma, encontrando en él, las muchas novedades, muy tristes algunas, por cierto, otros correos que no le pertenecen a él. Dándome cuenta con esto de que le obligan a recibir correos que no tienen nada que ver con su estudio, juegos o demás actividades que un menor de edad deba recibir, mucho menos el pensar que mi hijo forma de alguna manera parte de dichas conversaciones, o que él requiera de la documentación existente en algunos correos encontrados, que al sólo leer el asunto, se deduce sin temor a equivocarme que pertenecen a su madre, quién debería de recibir ese tipo de información En el sinnúmero de cuentas de correo que tiene para así no vincular ni total ni parcialmente a mi hijo Franco en sus asuntos o negocios. Respetando así la privacidad que debe de tener un menor de edad que se maneja a la altura de un joven bien portado y con valores.

Muy triste para mí fue ver que en el correo de mi hijo no existe ninguna de los cientos de conversaciones sostenidas conmigo ¨ ¡Prácticamente me borraron¨ ni correos ni fotos, NADA! Al parecer con esa acción he quedado fuera de su vida, en el olvido absoluto. Viendo esto, creo que con más razón se necesita una respuesta lógica. Yo sé que su madre piensa que puede tapar el sol con un dedo, aunque ya se le ha demostrado lo contrario muchas veces, a veces no aprendemos de consejos sino de caídas, sí, esas que nos damos al no saber escuchar y valorar a quien si importamos y que no quieren que repitamos algún error que ellos ya superaron.  Me quedé sin aliento cuando vi la acción que había sucedido, pero como siempre confío en Dios, me atrevo a decir que Franco no tiene nada que ver con el borrado de todas nuestras conversaciones y recuerdos pasados por medio de nuestro método de conversación, el mismo que usamos ya que por cosas de la vida vivimos a 384 kilómetros de distancia, estoy seguro de que compró su libertad al permitir que hagan semejante abuso entre padre e hijo.

Sólo me pregunto, ¿Qué estará tramando quién borró todas las conversaciones y mensajes de cariño de papá, y dejó sólo los ¨Te amo¨ de mamá? Como siempre Dios me dará la mejor respuesta y obrará de la mejor manera en la vida de mi hijo y la mía.

google-fotos-logo

Ahora siguiendo con la respectiva revisión de la información existente en el correo de mi hijo buscando más información acerca de su silencio de 124 días hasta el momento, me dirigí a la sección fotos, donde como les comentaba siempre me pedía que las viera, a pesar de explicarle lo de la privacidad, ¡ya que prefería que sea el quien las comparta y me comente por qué se detuvo a tomar cada una de ellas! Quedando más que sorprendido con el cronograma por así decirlo de lo que vivía mientras entre los dos existía el silencio como hasta ahora.

Ni hablar de la demás documentación que existe en el correo de mi hijo, que no le pertenece, al parecer son cosas que quieren esconder de la vista común, tanto así que no pueden o deben tenerla en sus cuentas de correo, y terminan usando la de mi hijo, que repito NO TIENE NADA QUE VER CON MI HIJO FRANCO EN NINGÚN MOMENTO Y BAJO NINGÚN CONCEPTO. Sólo se ve que de manera indiscriminada hacen uso de su cuenta por la autoridad que tienen sobre mi hijo ya que al ser menor de edad debe obedecer.

También puede ser que hicieron la gestión para que yo recupere la cuenta de mi hijo, y al no tener ningún tipo de contacto lo tomen de excusa para decir que yo no les permito el acceso a la información. Cualquier cosa se puede esperar luego de ver la actitud de ciertas personas que a esta altura no vale ni nombrar. Y como siempre digo NO SE PUEDE TAPAR EL SOL CON UN DEDO, pero hay que dejar de alguna manera la otra parte de la historia, porque como dicen por allí EN UN MUNDO DE HIPÓCRITAS, LOS SINCEROS SOMOS LOS MALOS. Y como ya sabemos que en mi bello país Ecuador, hasta se apadrinan de quién haga que hasta la ley los ampare. 

Triste lo que nos toca vivir a algunos padres e hijos, pero nadie nos quitará la fe en Dios, todo pasa por algo, y a sus pies estamos y viviremos confiados en que todo lo que vivimos es para estar mas unidos que nunca, así no nos podamos ver ni hablar al momento, ya vendrán tiempos mejores, ya nos tocará sonreír.

Confiamos en ti Dios!

 

Krls….

This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s